Gracias a Supernotariado y Gobernación de Atlántico 600 familias recibieron el título de propiedad de sus hogares